El poder de las fábulas

El elefante y sus amigos.

Autora: Venus Maritza Hernández






Autoanalícese aquel que critica mal las fábulas que tienen como único fin, mostrar y enseñar sabiduría en base a malos y buenos ejemplos de vida.

 Video: https://www.facebook.com/333068800518464/videos/796607887947764

Érase una vez, un elefante sabio, que deseaba que todos los animalitos fuesen felices  como lo era él.

Invitó a una reunión a todos los animalitos de la selva y del bosque más cercano,  donde estaban como invitados principales varios fabulistas amigos suyos, quienes comienzan a disertar sus fábulas.

En el momento que cada fabulista culmina su fábula, las reacciones  de los animales de la selva y del bosque dejan entrever: asombro, alegría, y atención por la enseñanza aprendida.

Los animalitos eran: el conejo, el pajarito, la ardilla, el venado, la hormiga, la abeja, la paloma, en fin todos aquellos que en alguna u otra forma tenían alguna buena cualidad que deseaban aumentar, o sumar aún más virtudes para ellos.

Cuando cada fabulista terminaba su fábula, los animalitos exclamaban:

-¡Bravo! Muy buenas reflexiones. ¡Gracias!

Pero alejados al otro lado de la reunión, casi escondidos,  rezagados y ofendidos estaban: el lobo, el tigre, la rata, la serpiente, el zángano, la avispa y la mosca. Por otro lado, la polilla dañina y otros animales con demasiados defectos.

-Pero ¿Por qué no dicen las cosas de frente? - ¿Por qué  lo dicen de esa forma?- dijo una rata enojada.

-Pues porque son fábulas, rata ignorante. ¡Fábulas!- respondió indignada la abeja.

Estos han sido los cinco minutos más inútiles de mi vida-dijo una hiena, muy disgustada.

-¡Oh hiena!, y todo porque eres una cobarde, y la fábula narra sobre la valentía- pobre hiena desnutrida del cerebro- dijo esta vez un conejo indignado.

-jajajajaja-rieron los animalitos buenos del bosque.

 

Los animales ofendidos con escasas o nulas virtudes se alejaron murmurando entre ellos, muy enojados, y solo quedaron los buenos, quienes deseaban obtener más sabiduría, opinando con sus comentarios positivos.

 

-Los fabulistas narran sobre los defectos del ser, en forma general, no en nadie en particular, pero aquel que aludido e identificado se sienta, ofendido también se sentirá, porque en el clavo dio el narrador con sus defectos - argumentó el elefante.

 

Moraleja:

Se debe tener la mente abierta a los buenos valores, aunque se haya cometido errores. Autoanalízate  y toma conciencia y no huyas de la realidad, criticando los consejos positivos.


No hay comentarios: