Romance roto: glacial de amor


Romance terminado

Romance roto del corazón

Fue muy bello lo que sentí por ti,
ese amor puro, lo extraño,

no se si aún te amo,
no sé,
una alud cayó sobre mí,
en tu ausencia,
no sé...

Si temo que mi corazón
lo rompas nuevamente,
y la coraza de hielo,
se derrita ante tu calor,
ante tu alma errante.

Impasibles están los sentimientos,
en estos momentos,
en el que trato de evocar
aquel sentimiento grandioso.

Siento en estos instantes
que mi corazón,
tiene voluntad propia.
porque intento revivirlo,
pero esta inerte, congelado,
y frío.

No sé que hacer,
pues aún me gustas mucho.
El fuego del romance está
apagado, aletargado.

El romance está roto.
Y los suspiros renacen,
ante la pantalla del recuerdo.

Glacial de amor

De nada sirven, los recuerdos,
de nada sirven las señales,
si ya expiraron los latidos de las letras.
La tenue alfombra decora un espacio inexistente...
Su delgada esencia se deshace sobre un océano incoloro.


Impasibles, y fríos están aquellos sentimientos antiguos,
que antes fueron fuego.
Evolucionaron en el blanco vacío de un silencio
que se prolonga en la lejanía de una era glacial.

Cero


Un gran vacío percibe la vida...
No está la luz grandiosa,
ni el sol destellante de calor,
no están las dulces dádivas,
de tu existencia de albor.
Desintegradas las horas,
en cero, en nada.

Oasis mental de un romance roto

Y preferí quedarme en el silencio,
no entendía nada, nada.
Sólo sabía que no estabas.

La simpleza de esta reflexión,
me hizo recapacitar,
para no verter más,
el invierno sobre mi alma.

Y rescatar la luz que luminosa,
diluía su encanto y su carisma,
proveniente de Dios.

Al final
Me quedé con tu voz,
tus misterios,
y tu amor,
para luego disfrutar
tu compañía que
acaecía nuevamente
en mi oasis mental.

©Venus Maritza Hernández

Publicar un comentario

0 Comentarios