Los árboles de vida y los niños

 




Árboles y niños

Los árboles son nuestros ilustrados amigos;
ellos nos cuentan historias reales,
de la gente y el destino,
de las patrias y sus caminos.

Ellos intercambian su oxigeno,
por nuestro dióxido de carbono.
Permuta de amor.
¡Qué sabio es Dios!

Los árboles de vida nos piden auxilio,
ellos quieren salvarse,
que no los corten,
que no los talen.


Pero si los cortan,
sembremos más;
semillas de árboles frutales,
semillas de árboles ornamentales.
¡Semillas de libertad!

Y nacerán por siempre
¡Árboles de todas clases!
Y disfrutaremos su frescura.
¡Con la mente en las alturas!


Los árboles visten de verde

Los árboles

Los árboles se desnudan.
Su verde vestuario se deshace
en chispas deslumbrantes.

Los árboles se entristecen…
Y sus taciturnas ramas son decoradas;
por la lluvia,
con gotas intermitentes;
de la cristalina fuente.

Fuente que reposa en el cielo,
junto a los ángeles nebulares.
El frío conmueve y a las aves enmudece…
Sus trinos son guardados;
y secretamente escondidos.

Los árboles son guardianes,
de la verde naturaleza
Vigilan en fiel abnegación;
a la tierra y su pureza.

Los árboles de vida, sonríen;
a sus nuevos y verdes pensamientos;
que vestirán su cuerpo;
de innovadores razonamientos.

Al cesar la lluvia;
la armonía despliega vivencias;
en cantos y colores;
de vuelos y transparencias.

Los árboles de vida, se despiden;
de la época lluviosa;
abrazando los frutos jugosos…

Abanica sus ramas en sugerente alarde,
exponiendo su nuevo vestuario;
a los sonidos de la tarde.

©Venus Maritza Hernández

Publicar un comentario

1 Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Gracias 😊😊😊😊😊