El espíritu de Flori, cuento de espíritus


Ella esta oculta dentro de él, mi esposo... Flori era una mujer que existió hace poco tiempo, muy cerca de mi hogar, y me tenía envidia, en todos los aspectos de mi vida y no perdía ocasión en hablar mal de mí, con las vecinas. Sin motivo alguno le molestaban todos mis logros y avances profesionales. Ella partió al mundo astral, por medio de la despedida de su cuerpo. 

Su espíritu está en el purgatorio, ese mundo invisible que está en nuestro mismo entorno. Ella vaga y molesta, pues ha desarrollado cierta particularidad, como tocar objetos o penetrar en cuerpos para manifestar su oscura personalidad.

Flori entra de vez en cuando, al cuerpo de mi esposo a molestarme. Me percato al instante si ella ha entrado en su cuerpo, porque de la nada él comienza a mirarme con odio, sin razón, luego comienza a insultarme y a desmeritar todo lo que hago. 


He querido hacerme amiga de ella, aunque tarde. Pues ahora cuando está en mi esposo, no quiere ninguna amistad conmigo, tanto así que de inmediato, cuando intento ser agradable con ella, esta se desaparece. Luego aparece mi esposo convertido en el mismo, comportándose normal como un hombre.

En muchas ocasiones he perdido la paciencia, y la he insultado con epítetos muy desagradables, refiriéndome a ella como una mujer fácil y de mal vivir. Además le echo en cara, el hecho de que ella luce muy fea en el cuerpo de mi cónyuge, con ese cabello tan corto y esa cara tan masculina. 


En ocasiones es tanto el disgusto que me ocasiona que le agarro sus partes sensibles y las aprieto, porque, aunque sea mi esposo, el espíritu de ella es el que está en esos instantes en su cuerpo. Más enseguida sale huyendo y es mi marido es quien comienza a sentir el dolor y me veo obligada a pedirle disculpas… 

©Venus Maritza Hernández