Alma que ronda ¿Los espíritus existen? Artículo científico

El alma que ronda ha sido percibida muchísimas veces por distintas personas en el mundo, y existen evidencias y estudios científicos al respecto.


Credibilidad en los fantasmas


La creencia en fantasmas tiene adeptos y contrarios, los primeros dicen que son personas fallecidas, los segundos, que son manifestaciones del mal. El alma que ronda, es enigmática y aterradora.


El misterio detrás de la vida nos indica a través de testimonios de personas con experiencias paranormales, la existencia real de seres traslúcidos que vagan en las sombras y en la oscuridad. A los que en su mayoría les atribuyen el calificativo de fantasma (Alma que ronda).

Una gran parte de las personas, por regla general tiene un intenso miedo a los espectros. Y evitan el encuentro con lo paranormal. Otros individuos en cambio sienten una atracción por éstos espíritus a causa de los dones que poseen. Y dedican su tiempo a la comunicación con esta clase de manifestaciones.

Según algunos estudios, el cuerpo humano contiene al espíritu. El cual se puede ver en vida, al examinar el aura. La ciencia ha comprobado que al dejar la vida, un ser humano se desprende de un peso promedio de 150 gramos. Y que al examinar a la persona, se comprueba que no corresponde a la pérdida de líquido, ni aire, ni ningún peso corporal que justifique este hecho.

Espectros

Los fantasmas reales, son espíritus o almas desencarnados. Los espíritus que en vida residieron en el cuerpo humano, dotándolo de sentimientos y movimientos físicos, se manifiestan en su respectiva dimensión. Y algunos permanecen en el mundo material, porque desconocen su condición.


Los investigadores de hechos paranormales manifiestan que algunos de estos espectros creen aún estar con vida. Por consiguiente el alma que ronda se recrea en forma repetitiva en el último acontecimiento de su existencia en la tierra.


Clases de fantasmas


La ciencia paranormal define al cuerpo astral como una unidad compuesta de tres elementos, el espíritu, la mente, y las emociones. Cada uno posee forma etérea. Y al momento de la muerte, si no hay apego material, los tres elementos unitarios suben al cielo. Pero si no es así, sólo el espíritu se eleva, quedando en la materialidad, dos componentes; mente y emociones.

Cuerpo mental y emocional: los dos elementos restantes (mente y emociones), los cuales vagan juntos. El alma que ronda, en éste caso el fantasma tiene emociones, recuerda y piensa. Por ende trata de manifestar su presencia y lo logra, siendo visto por los vivos. En la mayoría de los casos, desea dar un mensaje o cumplir una promesa o deseo.

Cuerpo emocional: Considerado una entidad común. Al transcurrir el tiempo terrestre, el fantasma se debilita a causa de la elevación del cuerpo mental al lado del espíritu. Queda entonces sólo la parte emocional traslúcida cuyos actos obedecen a emociones impulsivas sin razonamiento. En ocasiones causan daño a los seres vivos, con sus malas energías.

Credibilidad en los fantasmas



De acuerdo a muchos estudiosos, existen diversas tendencias de credibilidad en torno a la existencia del alma espiritual y sus manifestaciones, después del final de la vida.


Algunos religiosos aseveran que en realidad son demonios, haciéndose pasar por fantasmas (que no existen) y que toman la forma de la persona cuando vivía para que la humanidad crea en la existencia de los fantasmas o alma que ronda.

Algunos testimonios hablan de la duplicación de la persona viva, como si fuera un espíritu. Lo que podría comprobar que estos religiosos tienen razón. Pero si fuese cierto, estas manifestaciones no dejan de ser espirituales. Por lo tanto el misterio se extiende hacia el hecho de la existencia del bien y del mal.

El hecho paranormal, se acentúa, presentando de acuerdo a las experiencias, diferentes clases de manifestaciones espirituales. O sea que algunos son espíritus de personas con otras variables. Y otros son ángeles caídos que sólo pretenden atemorizar y dejar su mala energía para causar malestar y hechos negativos entre las personas.

Según las apariciones los espíritus tienen clasificaciones:

Proyección astral de una persona viva (en viaje voluntario o involuntario) despierta o dormida.

Ángeles caídos (demonios) en manifestación espiritual del mal.

Espíritus de personas fallecidas (fantasmas reales).

El limbo y la forma de los fantasmas

Por regla general, cuando las apariciones de fantasmas son frecuentes, se debe a que el alma no descansa. Debido a situaciones pendientes que no cumplió mientras vivía en el mundo. Otras veces es a causa de violencia y malas energías involucradas en el término de su existir. La forma visible, que adquieren las entidades paranormales también es variada:


Esfera luminosa.

Forma humana nebulosa.

Forma humana semi-transparente.

Figura transparente con sonidos o voces extrañas (psicofonías).

Mediante los sueños, mientras la persona duerme.

Confusión con relación a las identidades espirituales o almas que rondan

Se confunden las situaciones donde; o son los ángeles caídos, o son entes emocionales, quienes ejecutan su aparición entre los vivos. Como es el caso de presencias casi físicas, que engañan a las personas, con propósitos de hacerle daño (mental o físico).

La gente tiende a pensar que son fantasmas. Pero el mal proviene del hijo rebelde de Dios que fue lanzado a la tierra (Opinión cristiana). Éstas entidades malignas se agrupan en ocasiones para ocasionar daño o malestar a los vivos.


Conclusión

Los seres humanos no debemos cerrar la puerta del razonamiento a las experiencias y testimonios de grupos de personas, con el escepticismo retrógrado.

El conocimiento aliado a la sabiduría nos lleva a descubrimientos trascendentales en los misterios de la vida . Dotando al observador de nuevos mecanismos. Que proporcionan a la humanidad de la adecuada explicación lógica y razonable. Respecto a los entes fantasmales y otras manifestaciones espectrales. Con el propósito de manejar en forma adecuada los efectos que causan en el entorno y en las personas vivas.


©Venus Maritza Hernández