Percepción de la belleza

La percepción de la belleza física o interna


La percepción de la belleza es variable en el ser humano.


Existen dos clases de belleza ; que varían según las tendencias y la percepción, ambas se apoyan en la diversa naturaleza del ser humano.
La belleza es una actitud mental subjetiva de agrado, placer y bienestar del individuo, ante un objeto visible.

La percepción abstracta se expande hacia las preferencias de cada persona. Se vincula al bien por su naturaleza benigna. Las personas son distintas una a la otra y se agrupan según su estrato social, raza, nivel y clases de estudios.


Cada grupo y cada una posee distintas preferencias, que pueden proyectarse en tendencias. Por ende, el individuo suele inclinar sus gustos personales de acuerdo a su forma de ser, la cual fue formada en un determinado entorno.

Definición de lo bello

En tiempos remotos lo bello era (y lo es hoy día) considerada según la sensación de placer (que causaba en el receptor) o representación de algo notable y atrayente, como la economía, la fama por algún acto heroico (el héroe es admirada y visualizado bello) y otros.


En la actualidad el concepto "belleza" es objeto de estudio por una rama de la filosofía denominada "Estética" y también lo estudian las siguientes disciplinas:

Psicología social.
Sociología.
Historia: Platón la establece como una idea de abstracción, inmaterial, la cual puede materializarse en forma visible en la tierra. La simetría en esta fase es necesaria para su total apreciación.

A través de la historia humana, está aliada al bien, y su oponente (la fealdad) esta ligada al mal. el idealismo la visiona de esa manera.

Percepción de la belleza humana

En el ser humano, se manifiesta en forma exterior e interior. La belleza física es considerada en base a la observación general de grupos de personas. Quienes determinan el grado de su intensidad, aplicando los conceptos subjetivo y objetivo (concursos de belleza).

Y la interior es perceptible a través de la personalidad mediante atributos espirituales o valores, tales como, la honestidad, la amabilidad, la comprensión, la simpatía, la inteligencia y todos aquellos sentimientos de positivismo que conlleva al bienestar. Se asevera que la combinación de ambas, exterioriza a la belleza real y total.

La estética antigua y actual


La estética establece (según varios autores) que para que exista, es necesaria la magnitud, forma, y orden de los elementos perceptibles. Los cuales componen el objeto que se aprecia mediante la visión. Tal objeto debe ser impresionable, a tal punto de quedar anclado en la memoria de quien lo ve.

La estética del siglo XX con respecto a la apreciación de la belleza del arte, evolucionó de acuerdo a los inventos (fotografía, imprenta) ocasionando un desequilibrio en cuanto al significado del arte, que establece lo estrambótico y novedoso como bello.

El arte se transforma y trastoca las percepciones de las personas, quienes consideran "arte" a obras donde perciben un cambio. Además del impacto de la forma, orden y consistencia en la sensación placentera "Percepción de la belleza total".



Atributos físicos y el interior

Con referencia a la percepción de la belleza externa e interna; existen desde la concepción de la visión (material) y el sentimiento (abstracto). Decidir cual de las dos es más importante queda a decisión del receptor. Las preferencias actuales varían según la persona o grupo.

Por ejemplo, una empresa determinada encargada de producir cosméticos, le da suma importancia a una bella apariencia, y cuenta con profesionales para el logro de sus objetivos.

En forma independiente las personas suelen tener preferencias en cuanto a la percepción de la belleza humana externa e interna. Hay quienes consideran:


A la belleza interna más importante.
Ambas tienen la misma importancia.
La belleza externa es primero.
Que siempre debe existir un equilibrio.

En los puntos anteriores, estás percepciones dependen del objetivo que impulsa a una visión superficial (Poco interés, aventura) o profunda (estudio o interés personal con buenas intenciones). Por ejemplo; Sujeto A está interesado en sujeto B, sólo para una aventura. En este caso sujeto A, no se toma el tiempo para observar a la belleza interna de sujeto B, por ser un objetivo superfluo. Sólo le interesa por su apariencia física.

Ocurren también situaciones donde la belleza externa sólo esta presente en la persona, siendo bello (a) físicamente, pero de una fealdad interna intensa con defectos pronunciados (Deshonestidad, descortesía, antipatía y otros). Y también sucede lo contrario muchas veces.
El cristianismo sostiene que la belleza espiritual es inmortal, por su calidad de etérea y por su característica principal: el bien. 

Conclusión

Ambos tipos de belleza son importantes. Para la elección de una preferencia (Física o espiritual) depende siempre de como piensa, siente y razona una persona al contemplar y al sentir lo que considera "Belleza". El concepto se forma con la sensación o idea, y luego se crea.

El equilibrio es lo idóneo, según algunos pero en forma lamentable, es un idealismo. Y la preferencia espiritual es valedera por la eternidad y benignidad que implica. Pero en la vida humana exenta al pecado, se desenvuelve la vanidad, los intereses, las intenciones y la conveniencia. Motivos que pueden alterar su visión (sincera o no sincera) en el arte, humanidad y naturaleza.


©Venus Maritza Hernández

Publicar un comentario

0 Comentarios