Mujer cuervo

La mujer cuervo en la oscuridad despliega su negra sombra

Mujer gótica que levita.
El cuero negro liado
muestras las formas
sujetada a la oscuridad.
Sonrisa de cuervo.

Gótica siempre vestida de oscuro,
el maquillaje destaca
a la blanca piel.

El rock pesado encadena
aprisiona y es dulce,
su sabor de estruendo
y adrenalina sucumbe.

Cabello alineado,
lacio de color noche,
labios sangre,
pies de hetaira.



Equilibrio de luz y oscuridad

Remolinos de sombras envuelven
a la mujer cuervo
entre frialdades de la noche
y gélidas formas fantasmales;
como consecuencia de su dedicación
a la dimensión de la oscuridad.

Los árboles ejercen un poder sombreado,
de protección de las entidades,
oscuras y grisáceas.

En contraste, la luz nocturna
de la luna proyecta bendiciones,
y luminiscencias plenas de fe.
Un equilibrio parece que disfruta
la fémina que camina en la neblina.

Sin duda alguna, la gata vestida de negro,
agudiza sus garras,
cuando se siente amenazada,
pero no, no es así.

Simplemente despliega su forma espiritual,
de intensas coplas nubladas y claras,
porque su origen es de luz oscura,
probablemente por ser hija
de la luz y la oscuridad.

Al mismo tiempo, esconde
sus atributos corpóreos,
tras la máscara de la verdad.

Finalmente, podría elegir la luz,
como guía de sombras,
pero quien sabe...


Hermanas gemelas

En cierta ocasión,
la mujer cuervo caminó por las sendas
de la nada, mientras su hermana gemela
recorría las vías del todo.

Los sueños lúcidos separan a éstas
dos entidades complejas, contrarias
y subalternas, porque nunca han
compartido los mismos sentimientos
de sombra y luz.

Mientras la mujer cuervo
tiene visión mixta,
su hermana sólo habita
en las sombras oscuras,
por consiguiente su apariencia
abstracta es depresiva,
sin ánimos de vida,
sin esperanzas.

Pero la mujer cuervo,
insistirá, aunque sea
en otros mundos.
Persistiría en convencer
a su hermana de elegir
ambas proyecciones.
Pues ella considera
que la mezcla es idónea,
al amar tanto ambos conceptos;
luz y oscuridad.

Finalmente es probable
que ambas hermanas,
unan sus creencias
y sus visiones.
Y por consiguiente decidan
vivir juntas,
igual que antes.

Del mismo modo,
atraerán sus ondas espirituales,
y las fusionaran
a sus respectivos entornos:
de virtudes y pecados.

El espacio neutro,
se presenta de repente.
Y las hermanas se muestran
también, ante él, para adentrarse
entre la maleza de su conciencia.



©Venus Maritza Hernández