Poemas y cuentos infantiles, de: animalitos, naturaleza, fiestas, escuelita y más. Educación y entretenimiento. Poemas de amor, social, artículos científicos, ensayos, gótico, surrealismo.

miércoles, febrero 19, 2020

Humana

Errores humanos: pecado


Los errores humanos muchas veces son pecados, a causa del consumo de drogas o alcohol.






La pecadora



Ella cometió un error,
obviado en su cero entendimiento,
se escabulló uno de los mandamientos,
el cual se escondió presuroso entre colapsos de espíritus
que rondaban su transitar terráqueo.
Su cerebro vestido de alcohol y droga,
celebraba sus erróneos pasos humanos.

Su mente gravita entre razonamientos nublados,
sin el ansiado rol.
Abrió la puerta falsa de rostros vagos,
el dolor punza sus realidades,
se ahoga en alcohol,
y en banalidades.

Sonrisas forzadas al día siguiente,
se venga del mundo
sin el sol poniente.
Reputación en trizas,
sin escrúpulos atados,
sin moral y sin prisa.
Pasos lentos y errados.


Drogadicción


De lenguaje incoherente
cambia de color como un camaleón.
A veces la ira esta encendida,
y la risa en la cornisa.

Cuelga sus deberes,
en vicios y mundanos placeres.
Al colegio ya no va.
Su interés por aprender,
se deslizó hacia laberintos dormidos.
El sano esparcimiento, se suprimió
en desviaciones y caminos intrincados.

Los conflictos se inflan en la familia,
y el causante sigue en la barandilla.
Sus ojos son dos flamas rojas,
su apetito se descontrola.

Lentes oscuros y presentes,
su alma vaga en espacios dormidos.
De risas de más, se inunda el firmamento;
miente y roba a cada instante.

El aseo escasea, ya no importa el aspecto.
¡No hablen de drogas, el no tiene paciencia!
Y cada vez que punzan su realidad,
no acepta que lo ofendan.

Su cara no tiene rostro,
monótono el paisaje de su voz.
No sabe donde está.
¿Será el sol? ¿Será la luna?
Despiste en su reloj mental.
Lo deprime el arco iris de la noche,
y la luna luce extraña en el día.

El suicido es un hecho liberador…
¡Traspasa el muro!
clama un lóbrego pensamiento.
Los temores lo asedian,
y las sombras lo secuestran.

De apariencia atontada y somnolienta;
tiembla, y sus temblores,
se refugian en las frases
que se atropellan en las náuseas,
del silencio excesivo.

Un ente extraño de color de vicios lo observa…
¡No mires aquel fantasma!
Grita una voz salvadora.
La mano redentora,
lo lleva hacia la solución de su problema.
Es la mano poderosa de nuestro señor Jesús.


En lapsos de raciocinio,
acepta la ayuda, de centros especiales.
Su mente ha sido abierta;
y sus aposentos sucios, limpiados.
La fuerza de voluntad es una montaña de fe,
que germina desde la altura.



Los errores humanos se ven con claridad y se combate su efecto,
con remedios espirituales y médicos.


Consecuencias del alcoholismo


Versos convexos
nacen de la verdad…
El alcohólico…
Se cae en abismos,
lo ignoran las personas.
Se desintegra su familia,
se agotan sus neuronas.


Hace el ridículo,
es el bufón de la calle.
Encerrado en su mente,
danza el delirium tremens.


El hígado se atrofia,
la sangre se contamina.
Los pies le duelen,
ya casi no camina.
La gota lo agota,
le duele hasta el alma.
La visión se duplica,
no distingue ni a su sombra…


Aviso noticioso:
alcohólicos buscan ayuda
en Alcohólicos anónimos.
Y recuperan su vida, ya en huida.
Vencieron a la enfermedad
y el horizonte se amplió.
Sanaron, y su cuerpo fue limpiado,
por la abstinencia del veneno mortal.



Los errores humanos tienen remedio si no son demasiado graves.



¡Pobre borracho!


Una historia,
a continuaciónles relataré,
enclaustrada en las memorias,
de un blanco papel.
La contemplarán a través del prisma,
de mi visión y versar.
Recuerden que es un aneurisma,
de nuestra sociedad mundial….

Erase una vez, un hombre encantador,
Más un de pronto, cambió todo.
Inteligente, multifacético y soñador,
decidió un día revolcarse en el lodo.

Nadie sabe porque sucedió,
quizás, fueron los oscuros genes de su padre,
quizás, fue que erró el camino,
perdiéndose en la ignominia,
de su maltrecho destino.

La lascivia y el alcohol,
Lo condujeron a lo peor.
Sus neuronas se agotaron, prisioneras,
de tantas despilfarros y borracheras.

Preso del estupor,
de tanto ingerir licor,
a una era intergaláctica y distante;
su intelecto se mudó.

En la prehistoria oscilante,
el delirium tremens es su baile de boga,
para él será siempre su melodía de moda.

Escucha sonidos de mundos patéticos,
la enferma parranda se enciende y levanta,
en voces, y ecos de orquestas sin léxico.

Desviado infeliz camina sin rumbo,
en grupos de zombies ambulantes.
Se cae por siempre en la orilla del mundo,
se enaltece su estado delirante.

Detestable, violento y soez,
es su apariencia y dejadez.
Piensa que es brillante y locuaz,
y sólo muestra impertinencia de más.

Es su enfoque estrecho,
de raciocinio deshecho,
Vuelve trizas a sus parientes.
¡Vil demente!
La violencia lo alienta, su aliento es un bar,
cavernícola actual, de apariencia letal…


Su comportamiento un día lo condujo
a la mas baja estimación.
Un grupo de hombres,
sin compasión,
cobraron su deuda.
Y en una eterna aflicción de heridas,
sin una explicación,
lisiado lo dejaron de por vida. ¡Pobre borracho!



Primera publicación: 11 de octubre de 2008

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Deja tus comentarios. Tus palabras son valiosas gemas.

Vistas a la página totales