Amor sublime: memoria y romance

El amor sublime

Amor sublime, memoria y romance en la eternidad


El amor sublime enmarca eventos,
a través del tiempo,
en las estaciones de lluvia, nieve o sol.
En la neblina, en las sombras.

La luminiscencia mutua los ilumina,
los protege de la oscuridad,
de los fenómenos atmosféricas
de la tempestad de la vida.

El amor sublime intensifica al sol,
y la vida adquiere diamantes de júbilo,
y lámparas de emotivos encuentros.
El amor sublime, no sólo,
existe en los cuentos.

El amor sublime, muchas veces,
es real y verídico,
en la mutua hipnosis de dos seres
que se aman sin condiciones,
y sin egoísmos.

A veces quisiera

¿Para qué quiero la vida sin él?
Apurar el trecho,
a veces quisiera.
Mi corazón romántico
se adolece.

Y un vacío existencial florece
en la cima del sol poniente.

Lo imposible no puede acontecer,
sólo en las ramas de un sueño ocasional,
podría germinar la felicidad.

Sólo en un pequeño y breve pensamiento
escondido, secreto y prohibido.

Feliz

Estoy feliz, cuando él está conmigo,
en las llanuras del romance.
Estoy contenta de la duración
del amor constante que enaltece
el amor subyugante de su acento.
Lo amo.

Y se enciende mi corazón sobre el mar.
en el oasis desértico de su imagen,
de su mirada, de su voz, presente y ausente.
De su fascinante ternura y amor actual.
¡Lo amo, lo amo, lo amo!

Publicar un comentario

0 Comentarios