La niña linda es feliz y bendecida siempre, con su familia que la ama inmensamente.


La niña linda feliz en su hogar



La niña linda


Una niña linda tengo,
que de mis sueños llegó.
Es un ángel terreno,
que de sus alas versó.

Magia infantil,
rebosan las fantasías,
con cuentos mágicos
de las tiernas utopías.

La bebé de mis alegrías.
La niña de la prestancia.
Sonríe con las poesías,
baila en brincos y danza.


Aurora de sol


Pequeña luz de ensueño,
ternura tierna y bella.
eres de la orla,
un sueño,
en colores de una estrella.

Niña linda y dulce,
bebecita de mi amor,
mirame entre luces,
eres mi aurora de sol.



Linda


Brinca la niña Linda,
baila con su traje amarillo.

Danza y juega Belinda,
silba su nombre un pajarillo.

Baila la niña linda,
y el pajarillo rota.
Contenta está Belinda,
y su alegría se nota.
La niña baila

A la niña le gusta bailar,
y le encanta cantar.
Mueve las piernas, brinca y brinca.

Baila como una ranita,
da muchos pasos, salta y salta,
baila la linda nenita.


La niña rosada

La niña rosada
tiene alas de mariposa,
con sus zapatitos bellos
y su mirar de rosa.

Una sonrisa vuela,
y los encajes modelan.
La niña rosada sueña
sobre nubes de acuarela.

La niña en bicicleta


La niña en bicicleta,
se pone zapatillas.
No quiere las chancletas,
y dobla las rodillas.

La niña en el parque,
gira las llantas y sigue.
Y por las tarde siempre
la alegría ella vive.

La niña y las burbujas de jabón


Una niña juega con burbujas de jabón,
ve colores y magias de ilusión.
Las nubes blancas la miran con amor.

Van las burbujas libres al viento,
van agrupadas en filas y cientos.
¿Se van al espacio, o a un libro de cuentos?

La niña Julieta


Julieta juega con su perrito,
lo abraza y lo besa,
tierno y chiquito.

La nena Julieta
juega con él,
lo entrena en deportes,
y come pastel.

La niña sirena


Ya llega la sirena ,
la del cabello azul.

La niña serena,
que juega a veces.

La bella del mar,
que juega con los peces
y el calamar.

Ya se va la niña sirena,
con escamas de tul.

El espejo refleja su mirada,
y los paisajes de alboradas.

La niña de la barriada


Las corrientes bostezan sueños,
desde los planetas pequeños.
La niña de la barriada
vive entre las hadas.

Con el riachuelo muy cerca,
que parece una alberca,
saluda a las flores
envueltas en rojos soles.

Madrugadores son los ríos cercanos,
cerca de los peces sonrientes hermanos,
en pedregosos efectos de amor.

La niña y el árbol


Amaneció y el sol salió,
y la niña despertó.
Entre magias y verdor,
la niña al árbol subió.

A la mariposa besó,
la niña que subió.
Su mamá la vió y la regañó.

No debió subir,
porque se pudo caer
y sus piernas romper.

Más nunca la niña, volvió a subir,
al árbol del patio, de mucho relucir.
La niñas obedientes las ama mucho Dios:
los consejos de sus madres son puro amor.


La niña y el cuento

De un remolino de fantasías,
un cuento se convierte en rimas.
Pinocho llega con su alegría,
a conversar con una niña.

La niña piensa que es un sueño,
y escucha al pequeño.
El niño de madera dice:

Este es mi papá, no miento.
Esta es la ballena que me tragó,
queremos estar en la ilusión.
¡Viviendo de nuevo en el cuento!...

Yo los ayudaré a llegar a su mundo,
vengan acá, donde mi tío Raymundo.
El los enviará,
en una máquina espacial.

Pinocho es enviado
al país de los relatos.
Y también su papá,
con sus dos zapatos.
¡Y pinochin encantado,
este cuentito rima ha terminado!


La niña de las tardes


La niña salta la cuerda,
con ritmo y gracia infantil,
de suspiros de colores y olor a menta fresca.

Mientras la brisa mece las hojas verdes,
de los árboles frutales,
la nena sigue saltando sobre las esferas
imaginarias que giran en sus pies
y en los manglares.

Salta y brinca, niña de las tardes,
Salta y salta como la ranita
de los alardes.

Mi hermanita

La bebé quiere jugar,
la bebé quiere gatear.
La bebé me mira.

La bebé es mi hermanita.
La bebé siempre me imita.
Ella tiene cinco meses.
Yo tengo cinco años...

Juega conmigo a veces,
después de su sueño.

La niña baila


A la niña le gusta bailar,
y le encanta cantar.
Mueve las piernas, brinca y brinca.

Baila como una ranita,
da muchos pasos, salta y salta,
baila la linda nenita.


©Venus Maritza Hernández