Alienígena

Sobre un paraje desértico, está un extraterrestre que mira hacia al frente. Lleva en su mano el poder de la tecnología. Gira la espiral , giran los deseos, giran las fantasías, giran los astros y las energías.

La espiral ejerce un poder hipnótico a los elementos adyacentes, y enseguida, se ven llegar miles de personas que observan al personaje y a la nave espacial.
Se amoldan los elementos energéticos, y la astronave del extraterrestre se acerca. Se abre la portezuela y una luz potente es dirigida hacia la muchedumbre que lo observa.

La luz comienza a elevar una centena de personas que gritan en su involuntaria levitación. El gentío emite alaridos de desesperación al ver que otras astronaves espaciales se acercan. Y proyectan la luminiscencia hacia otros grupos de personas. 

Éstas son adentradas a las naves mediante la luz.

Dentro de las naves extraterrestres continúan escuchándose los gritos humanos. Se observan muchos alienígenas similares al que sostenía la espiral, quienes se acercan a la gente y los conducen a través de un enorme elevador, a la parte superior de la nave, donde los espera un gran laboratorio, para cumplir a cabalidad, un plan extraterrestre: 

fusionar ambas formas de vida, mezclar los genes, para obtener una raza invencible a las enfermedades y a todo padecimiento psicológico humano, además del aumento de la inteligencia emocional e intelectual.

Les comunican que una vez sustraída una muestra de sus genes. Les conducirán nuevamente a la tierra. Y sus mentes serán limpiadas de ésta experiencia. O sea no recordaran lo acontecido.

Las personas asienten con la cabeza. Y son sometidas al proceso. Luego cumpliendo lo prometido, son dirigidas a la tierra nuevamente.
Las personas ya en sus casas, se revuelven en sus cama. Y recuerdan sólo vagamente, y lo interpretan como una pesadilla. O un mal sueño. Y luego olvidan lo acontecido. Únicamente la hipnosis podría revelar todo.