¿Reemplazo de la belleza por la fealdad?

¿Reemplazar la belleza por la fealdad?

La fealdad es la sensación de desagrado ante la visión o percepción de lo contrario a la belleza. o sea de todas las características que la sociedad en general considera repulsiva y desagradable con referencia a la estética o de índole espiritual en un objeto o persona.


¿Reemplazo de la belleza por la fealdad?La evolución de las ideas.
En la actualidad en muchos lugares y situaciones, la fealdad lejos de provocar rechazo genera atracción.

La fealdad es la sensación de desagrado ante la visión o percepción de lo contrario a la belleza, o sea de todas las características que la sociedad en general considera repulsiva y desagradable con referencia a la estética o de índole espiritual en un objeto o persona.

Fealdad humana externa

Los estudiosos consideran que la fealdad humana externa indica carencia de salud física y genética en la persona. Para que la fealdad exista predomina el desorden en la forma y simetría. Como en la belleza, la fealdad es percibida a través de la visión con la percepción captada al formarse la idea y luego exteriorizarse. 

El concepto se expande a múltiples puntos de vista, donde cada persona o grupo tiene su criterio en cuanto a la fealdad o belleza. Ya sean las tendencias o criterios personales, las opiniones varían, y lo que parece bello para una persona o grupo, puede parecer feo ante otra u otras personas.

En el arte, la fealdad también se aplica según sean las diversas percepciones, para catalogarlas como tal en la música, la literatura, y otros.

Fealdad humana interior

La fealdad interna es detestable e implica una infinidad de defectos humanos, catalogados por el cristianismo como pecados. Entre las clases de seres humanos adheridos a esta fealdad interior están: los homicidas, ladrones, abusadores, estafadores y otros. Con alusión a otras desviaciones que alteran la fealdad humana interna, están los hipócritas, chismosos, infieles, groseros y otros.

Detección de lo feo

Definir cual es la respuesta razonable, con relación a la apreciación de un determinado objeto, queda sujeto a escrutinios más profundos, determinados en base a conceptos empíricos. 

Hay quienes aseguran que la fealdad humana no existe porque la influencia de la belleza interna es, en ocasiones, tan intensa que la persona con aparentes características físicas reprochables irradia tal energía positiva (procedente de cualidades abstractas como la honradez, optimismo, amabilidad y más) que es casi imposible considerarla fea, cuando se interactúa con ella. Al final la importancia de la fealdad física es aplicada por cada persona o grupos de personas según sus criterios.

La influencia de los poderes económicos y políticos

Investigaciones aseguran que la atribución de belleza o fealdad, esta dirigida en base a intereses económicos y políticos, y que estos propósitos manejan las voluntades de las masas, estableciendo estereotipos de conveniencia. En este sentido, la publicidad y la propaganda juegan un papel preponderante al momento de influir en las personas.

El arte, el ser humano y la fealdad

La impresión de la fealdad, en la época comtemporánea ha sido valorada en el arte, estipulando como atrayente obras que conmocionan a la sensibilidad general por su disformidad, desorden y falta de armonía. Este nuevo concepto de apreciación ha llevado al éxito a muchos artistas, en los ámbitos de pintura, música, escultura y literatura.

A través de la historia humana y actual, se percibe un fenómeno que ha perdido notoriedad, por lo común de su incidencia. Se trata de aquellas personas consideradas bellas por la fisonomía de la lógica humana aceptada en la sociedad, unidas o casadas con personas de apariencia contraria a la belleza. En casos así, ocurren censuras por parte de personas prejuiciosas, indiferencia por la mayoría, y asombro por quienes todavía no aceptan que existen seres que o no aprecian un aspecto agradable o valoran demasiado la belleza interna a tal punto de restarle toda la importancia a la belleza externa.

Umberto Eco profundiza el concepto de la evoluciòn de la belleza a fealdad, en su obra titulada Historia de la belleza donde explica sobre los fenómenos de índole consumista, existentes en el individuo al momento de apreciar, adquirir o aceptar determinado objeto que considera bello. Y en su siguiente obra Historia de la fealdad detalla sobre la evolución de la fealdad a través de los siglos, recalcando que ambos conceptos (belleza y fealdad) son independientes y que la belleza es admirada, y la fealdad fascinante..

Preferencias en la modernidad

En base a testimonios y experiencias de acuerdo a evidencias obvias y contundentes, es un hecho que algunas personas o grupos de personas son atraídas por la fealdad y desprecian sin el menor recato a lo considerado belleza, quizás por aburrimiento, por subjetividad, otras por aspectos psicológicos. 

Algunas personas dicen que los bellos alimentan su autoestima si tienen a su lado a una persona fea y en el arte, la fascinación por lo horrendo los atrae. Y el deseo de percibir un cambio en sus sensaciones rutinarias de todo lo considerado normal en cuanto a las apreciaciones humanas tradicionales con referencia a todo lo visible e inmaterial. Todo esto apoyado por la evidente evolución del pensamiento humano orientado, por el control de las masas en manos del poder económico y político de la sociedad mediante los medios de comunicación de la modernidad.

Venus Maritza Hernández


Publicar un comentario

0 Comentarios