Los sueños: pesadilla nocturna

Los sueños se sumergen en el mar 

Pesadilla nocturna

Pesadilla nocturna del amor


Cauteloso llegas
arropado con la sábana nocturna,
caminando por el hilo del silencio.

Pisas con tiento,
con temor a caer
en los peñascos de tus mentiras,
sobre las rocas del desamor.

Intento acaparar las luces dispersas y errantes.
Mi corazón se cansa, y se humedecen los luceros
de un sueño, afligidos de tanto anhelo...
Anhelos sin cumplir.
Esperanzas...
Trozos de esperanzas; rotos y perdidos.


La estatua se ahoga en la fantasía

La Estatua

Regreso al agua fría de la realidad,
y me ahogo en ésta angustia y calamidad.
Vuelvo de la imaginación viva;
donde siempre estoy cautiva.

Vuelvo de los sueños locos;
que deambulan ignotos.
¡Son lisonjas en regazo de una vida abandonada!
¡De una vida que no hay nada!

Actitud corporal y espiritual
de una estatua en el agua;
que se ahoga sin remedio,
porque, está hecha de tedio.

Los suspiros están nublados

Los suspiros

Hoy mueren los suspiros.
Y las melodías se oscurecen.
¿Por qué se desbordaron las piedras,
en el precipicio
de la nada?

El velo de un hechizo exorbitante,
maquilla mi faz.
Se perdieron las gemas,
la claridad esta turbada,
Y el romanticismo calla...

Llora el universo

Llora

Contemplo a través de la noche;
los árboles frutales y su derroche.
Frutas desperdigadas en tierra agreste,
cual amores rupestres.

Lloran las estrellas...
Llora la luna herida.
Llora el cielo.
La atmósfera está de duelo.

El clima frío,
mi negro vestido decora.
Y el entorno vacío,
se desborda...

Llora el mar,
porque nunca más podrá amar.
Llora el cielo,
en agudo desconsuelo.

Lloran las estrellas,
porque ya no son bellas.
Llora el sol,
porque le falta tu amor.

Llora la lluvia, llora el dolor,
sobre el desamor.
Nuestro amor murió,
y sobres sus restos,
caerán por siempre;
Las lágrimas del universo,
cristalizadas en tus versos.


Comprende, ya no te amo

Comprende 

Nuevamente hoy te encontré
tras la niebla de los actos distantes.
Comprende, vi tu desamor, varias veces.
Entiende, vi tus palabras en ecos,
 hacia otra musa.
Veo tu amor por el amor.
Ya no te amo.

El amor fue derrumbado, aniquilado,
pero la cordialidad, aún está.
Extiende tus brazos sobre el océano atlántico
y pacifico...
Yo te alcanzaré en un eterno abrazo de amistad.

Triste en el amor

Triste

Ya no creo en el amor,
ni siquiera en la atracción.
Estoy vacía, y llena a la vez,
hastío y una gran sensatez.

Me cubren de hielo placentero,
las olas del amor...
El fuego del ayer extinto está en mi ser.

Las miradas se apagan con una ráfaga de frío,
y percibo la calma luego de la tempestad.
El sol no lo quiero en mi piel,
la sombra es más fresca
y no quema mi epidermis
que yace congelada entre letras de hadas.

Fuiste una mentira

Fuiste

La vida se encumbra luminosa
Otras luces iluminan la faz
en la atmósfera de mi realidad.

Fuiste oropel resplandeciente en la oscuridad
de mis noches tristes.
Fuiste un sol ficticio;
una mentira disfrazada de verdad...

Hielo sanador para el corazón

Hielo sanador

Debo aplicar compresas de hielo a mi corazón.
Urge su sanación inmediata.
Este malestar nubla mis pasos.

Debo proseguir en el camino correcto.
La frialdad es anestesia emocional
que me ayuda a sobrevivir.

Y sentirás que me sumerjo en el silencio,
Y me verás, pero no me verás.
Un torbellino de inspiración,
arribó de seguro a mis paisajes inéditos,

Y revolvió todas las imágenes subalternas,
hiriendo a todas mis letras aglutinadas
en el laberinto de hielo placentero.

Un recuerdo de amor intermitente

Un recuerdo de amor

¿Por que en ocasiones, 
lloro por un recuerdo de amor?
¿Por qué lo recuerdo y lloro?

Anoche me visitó en sueños.
Y en esa región todo es real.
Sus besos, su mirada enamorada,
Su voz arrulladora.

En ese espacio de sublimes coplas,
su cabello rubio me hipnotiza.
Su rostro me enamora.
Sus ojos verdes me embelesan
y su voz me acaricia.
Y yo le correspondo,
sin importarme nada...

La agonía del amor delira

La agonía del amor

El amor desfalleció.
Y el delirio está entre sus brazos.
Las lágrimas contenidas forman;
una aureola de emociones oscuras.

Se retrae la vorágine, hacia la luz de su oscuridad.
Quiere diseminarse para calmar su tenebrosidad.

El corazón sufre y calla.
Y busca una coraza de ensueños;
Para protegerse de los desvelos.

Más no la encuentra en el aire,
y se retuerce de tal manera que exaltan,
a las lágrimas vivientes rebosantes en las nubes;
cual lluvia dolorosa.

Venus Maritza Hernández

Publicar un comentario

0 Comentarios