El sujeto de la casita de madera

El sujeto de la casita de madera era misterioso

Una narrativa que muestra el misterio que encerraba un sujeto misterioso y extraño que habitaba una casa tétrica de madera.


En cierta ocasión hace ya más de quince años, se mudó cerca de mi casa, un sujeto extraño. Su casa era pequeña y de madera. En su patio abierto había sembrado margaritas, las cuales se reprodujeron rápido y en demasía. Había muchas margaritas rojas. Realmente era lo único bello que adornaba su hogar, pues su casa era muy tétrica, sin pintar y silenciosa.

En alguna ocasión quiso ser sociable y visitó mi casa para conversar de forma amigable con mi esposo. Cabe resaltar que el tipo supuestamente era sordo mudo. Pero hablaba de forma muy normal. No parecía sordomudo. Aparentemente, según supe, él había recibido clases desde muy pequeño, pudiendo dominar el lenguaje, de manera que casi no se notaba su condición.

Un día se presenta en mi casa. No lo dejé entrar, pues mis hijos estaban en la escuela, y yo me encontraba sola. El sujeto comenzó a hablar explicita mente de sexo, con palabras vulgares, tomándose una confianza que jamás le dí, y que no daría a nadie. Pues soy muy reservada. Y no sólo le bastó eso, si no que empezó a hablar mal de mi esposo, aduciendo que me presentaría un primo de él. Que su primo si hacía pareja bonita conmigo.

Me repitió varias veces que yo era muy bonita e intelectual, que no tendría porque estar con mi marido. A todo esto permanecí callada, solo mirándolo con asco. Porque eso fue lo que sentí por este tipejo. Luego de lo sucedido, más nunca le dirigí el saludo, y mucho menos la mirada.

Le conté todo a mi esposo, quien no le dio importancia, pero si tomó medidas para no volver a darle el poquito de confianza que le había concedido. Pasados unos tres días. Sucedió algo extraño. Como en mi país hace mucho calor en verano, durante las noches. Había sacado una cama pequeña, para dormir sola. Y así estar fresca.

En aquel tiempo no tenía aire acondicionado, solo abanico. Durante varias noches seguidas, sentía que alguien se colocaba sobre mí. Sentía su cuerpo pesado encima de mí. Se lo relaté a mi madre que era una mujer interiorana de provincia, creyente y con vivencias paranormales, propias de esas regiones donde abundan estos fenómenos.

Mi madre me dijo que seguramente era algún brujo, enamorado de mí. Enseguida recordé al sujeto misterioso de la casita de madera. Y tomé la decisión de volver a dormir acompañada de mi marido. Desde ese instante, jamás volvió a molestarme. Al tiempo el sujeto de la casita de madera, se mudó del sitio, llevándose sus misterios con él para siempre.


Fin

Los faroles: la infancia


La infancia  bajo los faroles reposa en distintos lugares de amor


Los faroles: la infancia en el mundo

Luz de las farolas

Veo tu alma,
niño.
Siento tus sueños,
tu mirada.

El aliento que se cuelga
de la vida.
de la frívola luna.

Veo el brillo de tu luz,
y las sombras
que se escapan
a la luz de las farolas.

Tu sonrisa es la chispa
que fomenta la alegría
que viaja ondulante
sobre la magia de la felicidad.

La inocencia germina y se guarda
para siempre en el sol.
Los planetas de colores,
decoran tu casa.

Tus padres son energía
junto al gran amor.
Los astros de algarabía
derraman su fulgor.

Los niños vulnerables 

Faros y sonrisas de madera

Y vi la lluvia caer
sobre la magia rotar.
Las gotas de agua se van
hacia el mundo de cristal.

Y comenzó la lluvia a caer,
el sol se fue otra vez,
hacia su casa
al revés.

El cielo está solo,
las nubes revueltas,
sostienen vasijas de agua.

Una malla el agua apaña
y se vierte en gotitas de brillantes
y sueños destellantes,
sobre niños que la esperan
con sonrisas de madera.





;

El tiempo es inexorable: prosa ensayística



El tiempo en el plano físico


El tiempo es inexorable en el mundo físico, no el espiritual

Es dramático contemplar las fotos del ayer de personas ancianas o que se han ido con Dios jóvenes o con muchos años. En esas imágenes del pasado, plasmadas con toda la magnitud de la realidad vivenciada en ese lapso de segundo e impresa cual reflejo de estatua.

La juventud, belleza, y lozanía rebosan en cada gesto de sus rostros y cuerpos, sus miradas reflejan luminiscencias indescriptibles.

Cada época enmarca avances, acontecimientos relevantes que conllevarán a nuevas visiones y soluciones, como la tecnología que envuelven a sus respectivos inventores y usuarios con sus particularidades humanas...

Los vídeos enmarcan el mismo efecto sorpresivo y exhibicionista, luciendo los movimientos de quienes hoy están yertos o inmóviles por enfermedades, con la piel agrietada en miles de años. Lucen jóvenes eternos. !Si! parecieran miles de años, no puede ser que el ser humano envejezca físicamente tan rápido.

Según la Biblia, las personas en la antigüedad vivían cientos de años, hasta casi mil años. 150 años podía representar muy bien 20 años.

La juventud queda plasmada para siempre en las fotos y vídeos, en aquella dimensión donde siempre se repiten los mismos acontecimientos.

Y pensar que a todos seres humanos les acontece los mismo hechos...

Cuando se es joven, solo se piensa en sexo y baile y que nunca el tiempo transcurrirá, que la juventud se queda plasmada eterna en la piel y que tal no decrecerá. Es increíble, como el tiempo pasa tan rápido e inexorable.


Los sueños: pesadilla nocturna

Los sueños se sumergen en el mar 

Pesadilla nocturna

Pesadilla nocturna del amor


Cauteloso llegas
arropado con la sábana nocturna,
caminando por el hilo del silencio.

Pisas con tiento,
con temor a caer
en los peñascos de tus mentiras,
sobre las rocas del desamor.

Intento acaparar las luces dispersas y errantes.
Mi corazón se cansa, y se humedecen los luceros
de un sueño, afligidos de tanto anhelo...
Anhelos sin cumplir.
Esperanzas...
Trozos de esperanzas; rotos y perdidos.


La estatua se ahoga en la fantasía

La Estatua

Regreso al agua fría de la realidad,
y me ahogo en ésta angustia y calamidad.
Vuelvo de la imaginación viva;
donde siempre estoy cautiva.

Vuelvo de los sueños locos;
que deambulan ignotos.
¡Son lisonjas en regazo de una vida abandonada!
¡De una vida que no hay nada!

Actitud corporal y espiritual
de una estatua en el agua;
que se ahoga sin remedio,
porque, está hecha de tedio.

Los suspiros están nublados

Los suspiros

Hoy mueren los suspiros.
Y las melodías se oscurecen.
¿Por qué se desbordaron las piedras,
en el precipicio
de la nada?

El velo de un hechizo exorbitante,
maquilla mi faz.
Se perdieron las gemas,
la claridad esta turbada,
Y el romanticismo calla...

Llora el universo

Llora

Contemplo a través de la noche;
los árboles frutales y su derroche.
Frutas desperdigadas en tierra agreste,
cual amores rupestres.

Lloran las estrellas...
Llora la luna herida.
Llora el cielo.
La atmósfera está de duelo.

El clima frío,
mi negro vestido decora.
Y el entorno vacío,
se desborda...

Llora el mar,
porque nunca más podrá amar.
Llora el cielo,
en agudo desconsuelo.

Lloran las estrellas,
porque ya no son bellas.
Llora el sol,
porque le falta tu amor.

Llora la lluvia, llora el dolor,
sobre el desamor.
Nuestro amor murió,
y sobres sus restos,
caerán por siempre;
Las lágrimas del universo,
cristalizadas en tus versos.


Comprende, ya no te amo

Comprende 

Nuevamente hoy te encontré
tras la niebla de los actos distantes.
Comprende, vi tu desamor, varias veces.
Entiende, vi tus palabras en ecos,
 hacia otra musa.
Veo tu amor por el amor.
Ya no te amo.

El amor fue derrumbado, aniquilado,
pero la cordialidad, aún está.
Extiende tus brazos sobre el océano atlántico
y pacifico...
Yo te alcanzaré en un eterno abrazo de amistad.

Triste en el amor

Triste

Ya no creo en el amor,
ni siquiera en la atracción.
Estoy vacía, y llena a la vez,
hastío y una gran sensatez.

Me cubren de hielo placentero,
las olas del amor...
El fuego del ayer extinto está en mi ser.

Las miradas se apagan con una ráfaga de frío,
y percibo la calma luego de la tempestad.
El sol no lo quiero en mi piel,
la sombra es más fresca
y no quema mi epidermis
que yace congelada entre letras de hadas.

Fuiste una mentira

Fuiste

La vida se encumbra luminosa
Otras luces iluminan la faz
en la atmósfera de mi realidad.

Fuiste oropel resplandeciente en la oscuridad
de mis noches tristes.
Fuiste un sol ficticio;
una mentira disfrazada de verdad...

Hielo sanador para el corazón

Hielo sanador

Debo aplicar compresas de hielo a mi corazón.
Urge su sanación inmediata.
Este malestar nubla mis pasos.

Debo proseguir en el camino correcto.
La frialdad es anestesia emocional
que me ayuda a sobrevivir.

Y sentirás que me sumerjo en el silencio,
Y me verás, pero no me verás.
Un torbellino de inspiración,
arribó de seguro a mis paisajes inéditos,

Y revolvió todas las imágenes subalternas,
hiriendo a todas mis letras aglutinadas
en el laberinto de hielo placentero.

Un recuerdo de amor intermitente

Un recuerdo de amor

¿Por que en ocasiones, 
lloro por un recuerdo de amor?
¿Por qué lo recuerdo y lloro?

Anoche me visitó en sueños.
Y en esa región todo es real.
Sus besos, su mirada enamorada,
Su voz arrulladora.

En ese espacio de sublimes coplas,
su cabello rubio me hipnotiza.
Su rostro me enamora.
Sus ojos verdes me embelesan
y su voz me acaricia.
Y yo le correspondo,
sin importarme nada...

La agonía del amor delira

La agonía del amor

El amor desfalleció.
Y el delirio está entre sus brazos.
Las lágrimas contenidas forman;
una aureola de emociones oscuras.

Se retrae la vorágine, hacia la luz de su oscuridad.
Quiere diseminarse para calmar su tenebrosidad.

El corazón sufre y calla.
Y busca una coraza de ensueños;
Para protegerse de los desvelos.

Más no la encuentra en el aire,
y se retuerce de tal manera que exaltan,
a las lágrimas vivientes rebosantes en las nubes;
cual lluvia dolorosa.

Venus Maritza Hernández