Poemas y cuentos infantiles, de: animalitos, naturaleza, fiestas, escuelita y más. Educación y entretenimiento. Poemas de amor, social, artículos científicos, ensayos, gótico, surrealismo.

lunes, noviembre 19, 2018

Mi amor de fantasía: ¿Sueño y realidad ?

Al decir "mi amor", llega el personaje de fantasía donde está situada la realidad, entoncés ambos conceptos se mezclan: la utopía y lo real.

La brillantez de su amor


Y vi. refulgir la brillantez de su amor, tras los frondosos árboles, que felices se extasiaban con el resplandor del día.


La hamaca mecía la paz y armonía de mis sosegadas horas, que plácidas me invitaban a pensar en mi amor distante. Una rama remeció a la brisa refrescante de mis ensueños, más pronto amortigüe sus gráciles efectos. Quería vivir aquel instante mágico y presencial de su esencia, que levitante cerca de mí, me recitaba sus secretos y su inspiración.


Una paz impresionante invadió a mis letras, y mudas por un instante no hicieron otra cosa, más que contemplarlo. Estaba situado frente al diáfano céfiro del amor errante y núbil. Más de pronto comenzó a ocurrir algo asombroso, su transparencia se comenzó a hacer tenuemente visible. Poco a poco comencé a distinguir su silueta, luego su rostro, y poco a poco ¡ya estaba visible! No podía creer aquel milagro, sentí miedo, y alegría a la vez; desconcierto y sorpresa. Luego no me importó nada y lo abracé. El también me abrazó. Un beso en mis labios me otorgó, y la magia se intensificó…


Una gala de efectos fantásticos dejó divisar sus donaires. Y un rayo de luz intenso proveniente del inmaculado sol, nos invitó a su interior. Pero yo temerosa dije que no. No deseaba arriesgar mi romántica existencia en un viaje tan peligroso.  Ni la de mi galán en aras de una enajenación. Pero mi enamorado no estaba de acuerdo con la zona realista de mi mente, momentáneamente ofuscada por la materialidad de un entorno apacible. Así que empleo toda su retórica y ardides para convencerme, desde una multicidad de besos en todo mi cuerpo, hasta el colmo de una caricia subjetiva y atrevida.


No tuve más remedio que acceder a sus melosas peticiones y juntos nos acercamos al “expreso del amor”. Así lo definí cuando entramos en él. La apariencia del rayo de luz era la de un tren moderno, ataviado de parejas de enamorados que recíprocamente se dispensaban amor. Una melodía extasiaba la sensible atmósfera, que se debatía de ensueños con la música romántica de todos los instantes de ilusión.


Nos sentamos cómodamente y nos abrazamos a la vez que mirábamos hacia fuera. Por la ventanilla contemplamos a la bella fantasía.  La cual nos saludó efusiva.  Tenía un vestido vaporoso de tono rosado. Y bailaba sin cesar con su amigo el sol, en la transparencia del espacio. Luego vimos surcar a la alegría que también nos saludó.  Ella siempre sonriente y también enamorada jugueteaba con su gran amor el señor optimismo.


Mi amor me dijo dulcemente, es hora de desayunar. ¿Que? Inquirí extrañada…
¡Es hora de desayunar! Me repitió una voz grotesca. Abrí mis ojos y vi mi cruel realidad frente a mí. Un hombre hosco, nada romántico, el cual pienso la mayoría de las veces que ya no amo, junto al cual se deslizan mis días vacíos y sin amor…



2 comentarios:

  1. Yo diría surrealismo, el entusiasmo dura poco como la felicidad es por ello que se debe de vivir el momento con altísimo entusiasmo para llevarle en la memoria, poder decir que vivimos con intensidad.

    ResponderEliminar
  2. Hola Chinca. Gracias por tu bello comentario. Encantada.

    ResponderEliminar

Deja tus comentarios. Tus palabras son valiosas gemas.

Vistas a la página totales